RATBAGPUNCE
foro de rol +18 hetero | yaoi | yuri
Últimos temas
AFILIADOS


—directorios & recursos



última limpieza 17.04

fortunate son {id}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

fortunate son {id}

Mensaje por Kerr el Sáb Jun 17, 2017 7:54 pm


   

   
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Kerr
I ain't no fortunate one

   

   
Su nombre actual es Kervoach Lévesque, aunque por mucho tiempo su nombre fue simplemente Kerr. Nació hace veintitrés años, apróximadamente, en un lugar de Ratbag desconocido por él mismo. Es un Dunkelheit y actualmente trabaja como bartender en Punce, por lo que entra en la categoría de Citizen, aunque por otro lado se dedica a ofrecer justicia con sus propias manos. Es hombre, dice ser bisexual, pero no puede negar que siente más atracción por las féminas y que su atracción por seres de su mismo sexo suele ser nada más que un capricho.


   
¿Cómo se comporta?—

   Don't expect anything to be sugarcoated.
Si alguna vez conociste a Kerr o si quiera escuchaste los viles rumores que rondaron por las escuelas de Punce un par de años atrás acerca de un estudiante proveniente de Ratbag que era tan indócil que ni los profesores se salvaban de sus famosas golpizas, entonces te parecerá ridículo que la mayor parte del tiempo se comporte calmado, hasta amable, sobre todo si te lo topas en su trabajo, lugar donde prácticamente vive. Los rumores siempre fueron sólo rumores, pero lo cierto es que sólo bastaba que le dedicaras una mirada júzgandole y dos palabras poco amistosas para que Kervoach finalmente te madreara y te mandara al diablo. Las nuevas responsabilidades lo domaron, trajieron consigo un muchacho más paciente, más sabio, más amable, aunque no hablamos exactamente de un hombre optimista y feliz. Si tuvieramos que categorizarlo, diríamos que es un muchacho con una visión realista y sombría de la vida, donde se debe apreciar la utilidad y el valor práctico de todas las cosas y esto conlleva a que sea extremadamente honesto con la gente a su alrededor. No hablo exactamente de sus clientes, claro, ya que a diario debe aguantarse el impulso de no salir tras el último borracho que se burló del ridículo corbatín que debe utilizar junto a su uniforme.
A pesar de que ya no es tan violento como solía ser durante la preparatoria, aún le cuesta bastante frenar esa verborrea de palabrotas de la que es capaz. Es interesante que después de todos estos años de las pocas cosas que persistan en él sea su manera grosera de expresarse, aunque simplemente lo haga por el mismo deseo de querer ser honesto; él piensa que siendo así de directo da el ejemplo, que la gente debería ser más como él, no le importa que los demás queden dolidos después de su opinión, pues su punto de vista frente al tema es y será: "el problema es de ellos no el mío, no soy yo quién tiene que cambiar".
Bueno, puede que aún sea algo grosero al expresarse, pero hasta su manera de hacertelo entender será gélida: estará despotricándote, sí, pero se mantendrá estoico, no verás arruga de ira alguna en su rostro, (a menos que lo hayas cabreado a un nivel muy personal, entonces esa ya es otra historia), y en realidad así es siempre, simplemente no le gusta demostrar sus emociones mediante expresiones, por lo menos no a cualquiera.
No se trata de una persona insegura, es más, se podría decir que tiene su ego bien alimentado, lucha hasta el fin por lo que cree, por lo que es bastante dificil de convencer y a pesar de que pareciera estar controlado, aún tiene problemas con la autoridad.
A pesar de todo lo que he dicho, no, no es imposible hacer que el pelinegro te aprecie. Son las buenas intenciones, un trato amigable a pesar de su actitud frente al mundo, bueno, él pondrá a prueba a quién trate de acercarse. Debo mencionar que Kerr es un muy leal amigo, que es capaz de proteger a sus más cercanos a toda costa, pero que también es un hombre bastante posesivo. Y que cuando algo grave le sucede a alguien dentro de su pequeño círculo de amistades, ya es demasiado personal. La ira acumulada dentro de él espera el motivo perfecto para ser emitida en forma de agresividad pura, así que ten cuidado con dañar a sus cercanos y que ni si quiera cruce por tu mente el traicionarle.

   
Ésta es su historia—

El muchacho nacido del pecado pasó sus primeros años en un orfanato humilde en el Sidney subterráneo, Ratbag. Los encargados del lugar no eran para nada amables, lo que provocaba que aquellos niños problemas no sólo crearan más embrollos e intentos de motines, si no que su carácter se volvía peor a medida que crecían y no fue caso distinto para el muchacho de cabellos negros y piel pálida en el que centraremos la historia. Kerr formó lazos casi irrompibles de amistad con un grupo de jóvenes, más tarde delincuentes, que se hacían llamar "los niños perdidos" en honor a los niños que seguían a Peter Pan, la única historia a la que prestaron atención durante las clases impartidas en el orfanato. Los lideraba quién fuese mayor, en éste caso, Connor, un joven demonio pelirrojo, paliducho e irlandés que fue abandonado por su madre ahí mismo a los siete años y que aún conservaba el acento; él fue quién le otorgó al pequeño el nombre de Kerr, que luego fue utilizado por todo el mundo para referirse a él, hasta sus encargados. Kerr pudo haber sido adoptado por un montón de familias interesadas en él, ya que su fachada adorable era casi irresistible para todos ellos, pero su lealtad hacia su grupito de amigos era más fuerte y hacía notar su horrible actitud.
Al ya ser mayores, las posibilidades de ser adoptados eran bastante pocas, asistían a clases a únicamente a causar problemas y cuando el orfanato dejó de recibir ayuda financiera para sostenerse, ellos eran quién luego no tenían lugar donde asentarse o a qué dedicarse.
Años atrás, Connor tuvo que dejar el orfanato y buscar un trabajo decente, lo cuál no funcionó dado a su poca disciplina y en cambio, después de un tiempo generó una gran red de contactos, dedicándose al tráfico, al robo, a jugar a ser mercenario, en fin, todo trabajo que diera dinero sucio, y cuando el orfanato cerró, no podía negarle el amparo a sus amigos del orfanato.
Kerr, quién era el menor con dieciséis años, ya se había convertido en un experto matón, en uno de los ladrones de joyas que ves en los noticieros pero cuyo caso se cierra cuando todos se olvidan del hecho y cuando interviene un poco de dinero o aquel traficante que entregaba la droga exótica a las fiestas lujosas.
Connor se encontraba en su época de gloria, sin duda, pero no era el mejor cubriendo sus huellas y confíaba mucho en sus compañeros de crímenes. Cuando los miembros más estrictos y rectos de la policía siguieron un rastro de evidencias que dirigían todo el caso hacía el irlandés, él no encontró otra manera más efectiva para deshacerse del problema que culpando a otro, en este caso, a Kerr. Claro que eso le hizo enojar, y cuando el cuerpo policíaco se dirigia en su captura, su ira no se demoró en expresar. Aplastó un par de cráneos para hacerse paso hacia Connor y cuando estuvo a su alcance trató de rasgarle la piel de la cara con las manos, pero lo único que logró haciendolo fue quemarle el rostro pecoso con el tacto de sus palmas.
Uno de los oficiales le lanzó un líquido frío cerca de la nuca y lo siguiente que supo fue que estaba por confesar todos sus crímenes.
Una vez Kerr ya estaba listo para enfrentar con la responsabilidad de sus actos en el juicio, un par de horas antes de este, ya se había cancelado. De pronto todo se había vuelto confuso y quienes estaban encargados de vigilarle le hicieron subir a un auto bastante lujoso.
"Connor." Pasó por su mente y logró imaginarse el más horrible de los destinos. El camino fue largo e inevitablemente quedó dormido en los asientos traseros del automóvil. En el momento que el chofer le avisó que ya habían llegado, desde la ventana, podía ver una mansión rodeada de jardines y árboles espesos, además, si su brújula interna no estaba dañada, estaban bastante lejanos a las guaridas del irlandés. Es más, ya no se encontraban en Ratbag.
Le recibieron empleadas, mayordomos, jardineros, todos saludándole tan cortés que casi le da una reacción alérgica. Una mujer seria le recibiría en el salón, de cabellos oscuros y ondulados, de pronto diciendo que era su tía biológica, Gabrielle Lévesque, una hechicera elemental de fuego, al igual que toda su familia, al parecer. Mencionó que le había adoptado oficialmente, en honor a su hermano que había fallecido hace un tiempo atrás, y que se encargaría de su cuidado desde ese momento. Su relación con ella fue difícil, el hecho de que hacía problemas en las escuelas a las que pronto asistiría sólo hacía las discusiones en casa aún más tensas y las cortinas o muebles terminaban chamuscadas más de una vez a causa de estas. Corría el rumor de que estaba maldito, de que no podía durar más de dos meses en la misma escuela y que una de las razones por las que había sido expulsado fue la de agresión contra un profesor, teniendo esa reputación, su vida social fue nula durante todos estos años, pero a pesar de todo el muchacho logró madurar, mejorar sus calificaciones y mantenerse en la escuela, siendo esos quizás los años más pacíficos de su vida, dónde su relación con Gabrielle ya había mejorado y la consideraba casi una madre. Hasta que la mujer cayó en una grave enfermedad, de la que los doctores no tenían idea alguna y cuyos tratamientos sólo mantenían el dolor a raya. Unos meses después de que Kerr egresara de la escuela, Gabrielle falleció, dejándole todo a su nombre.
El muchacho, sin sentirse cómodo con todas las riquezas que sus ascendientes le habían dejado, decidió buscar a otro candidato como heredero, al canadiense Leo Émond, primo de Gabrielle.
Antes de dejarle todo a un completo desconocido, se llevó todas las más preciadas joyas de Gabrielle, los libros que siempre leía incansablemente y con un poco del monto heredado compró un departamento espacioso en Punce, cercano al bar donde ahora ejerce.  
 

   
Algunos extras.


  - Según Connor, hay una leyenda entorno al nombre Kerr y es que todos los hombres con ese nombre escribían con la mano errónea, es decir eran zurdos. Dicho eso, es fácil deducir porqué se le llamaba de esa manera. Luego de conocer su apodo, Gabrielle le otorgó el nombre de Kervoach pues le recordaba a el apodo de un afable barón que conoció hace centenas de años atrás.
- Al conocerle, Gabrielle mencionó que la historia de sus padres no le incumbía y eso fue lo primero que hizo de la relación con Kerr un fiasco. Cuatro días antes de fallecer, mencionó que la historia de sus padres era cruda y que su intención no era privarle de información, si no salvarle de ella. Luego le hizo prometer que no indagaría al respecto.
- Se demoró tres años extras en terminar sus estudios y lleva dos años trabajando en el mismo bar.
- Su trabajo "extra" consiste en hacer justicia con sus propias manos, sin acudir al asesinato. Se le contrata para hacer de guardaespaldas, asustar a acosadores, golpear al abusador, para atrapar criminales de manera poco ortodoxa sin acudir a la policía. Sus servicios son accesibles pero él no aceptará trabajos que no parezcan dignos de su causa.  Suele terminar en la estación de policía más cercana, relevándole al tiempo después, y muchos pensarían que perdería su trabajo dado a tales antecedentes, pero el dueño del bar dónde trabaja le debe más de un favor. La causa de éstos trabajos pequeños es la necesidad de sacar su frustración e ira muy fáciles de acumular y utilizarlas haciendo algo "benévolo", muy a su parecer.
- Posee siete piercings.
- Fuma, sí, pero contrario a lo que muchos creen, detesta embriagarse y el consumo de cualquier droga ilegal le parece aberrante, a pesar de haberlas traficado en el pasado.
- Se siente culpable al jamás expresar que tan agradecido estaba con Gabrielle y la admiración que sentía hacia ella.

   
Craig Tucker — South Park
Kerr
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: fortunate son {id}

Mensaje por Saskia van Haaster el Lun Jun 19, 2017 6:00 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]  
ficha rechazada
Me quedó una duda referente a esto:
Su tía biológica es una hechicera de fuego, elemento que él maneja, pero pusiste que su raza es  Dunkelheit, no híbrida, estaría perdida en el árbol genealógico(?).
Eso solo, postea a continuación, así la vemos de nuevo <3


Saskia van Haaster
avatar
Ángel Negro

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
La imágenes aquí utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores, no son de nuestra propiedad. Agradecemos a asistenciadeforos por sus tutoriales y especialmente le agradecemos a dixinmortal por toda la ayuda que sus tutoriales y sus usuarios nos han brindado, también a A SOFT MURMUR por la paciencia y sus genialosas explicaciones. El skin pertenece enteramente al foro. Así mismo, todas las historias aquí creadas son propiedad de cada uno de los usuarios que pertenecen al foro y que consiguien hacer a Ratbagpunce.